FAQ

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Qué es la violencia?

¿Qué es la no violencia?

¿Por qué “Combattenti Nonviolenti» si entonces lo que hacen es completamente normal?

Si usted es un no violento, ¿cómo interviene en situaciones de violencia?

¿Qué es la violencia?

Podemos definir brevemente la violencia como aquel acto que niega en el otro lo que es más humano: la intencionalidad. Es, por tanto, un acto que limita de manera física, psicológica o económica las posibilidades de emancipación del otro.

Se manifiesta de manera constante y cotidiana en los ámbitos económico, político, ideológico, religioso, familiar y cultural.

¿Qué es la no violencia?

Un conjunto de conceptos morales que niegan la violencia. Se traduce en acción en una metodología para combatir todas las formas de violencia.

¿Por qué “Combattenti Nonviolenti» si entonces lo que hacen es completamente normal?

Este es precisamente el punto central del discurso: no somos especiales y no hacemos cosas especiales. Lamentablemente, vivimos en un contexto en el que a veces hay que restablecer la normalidad, interviniendo en situaciones de discriminación y violencia. No ser violentos y no discriminar es una cuestión de coherencia. En respecto al socorro, esto no solo está en consonancia con el principio moral de tratar a los demás como a uno le gustaría ser tratado, sino que también hay que decir que la falta de ayuda es un crimen, por lo que no se trata de hacer algo normal, sino de cumplir una obligación moral y una obligación legal. Sin embargo, creemos que es apropiado repetirlo, porque existe el riesgo de que esta obligación se vuelva relativa.

Si usted es un no violento, ¿cómo interviene en situaciones de violencia?

Se toman medidas, si es necesario también físicamente, para poner fin a la violencia. Es evidente que esto se hace sobre la base de:

– la intención de detener una violencia, no de hacer otra

– sus propias habilidades y posibilidades

Intervendremos tratando, si es posible, de no dañar a otras personas. El límite entre la violencia y la defensa de otra persona o de uno mismo puede a veces parecer sutil, pero no lo es en absoluto. Cuando realizo la acción sé bien lo que estoy haciendo, si estoy tratando de bloquear un acto de violencia o si lo estoy haciendo, quizás por venganza, o impulsado por un deseo de «castigar» al agresor.

Claramente, las habilidades y posibilidades que uno tiene para intervenir también cuentan, estamos interesados en la efectividad de la acción, no en el sacrificio personal. En algunos casos puede ser mejor buscar ayuda. Lo que se propone es una actitud básica, entonces todo el mundo verá cómo ponerla en práctica dependiendo de la situación.

Comments are closed.